Una sierra de calar eléctrica es imprescindible para tus proyectos de bricolaje

Si poco a poco te has ido adentrando en el maravilloso mundo del bricolaje, sabrás que para ir haciendo proyectos más complejos necesitas una buena variedad de herramientas de bricolaje. Las más sencillas de conseguir son los utensilios manuales como punzones o destornilladores, pero poco a poco aparece la necesidad de conseguir ciertas herramientas eléctricas para ser más eficiente y obtener mejores acabados.
Las sierras eléctricas de bricolaje son muy útiles, pero dentro de este campo tan amplio, es imprescindible que tengas una de calar por la versatilidad que te ofrece.


¿Cómo son las sierras de calar eléctricas?

Las sierras de calar eléctricas de bricolaje son máquinas portátiles que tienen una hoja de sierra para hacer diferentes tipos de corte con movimientos de vaivén o pendulares. Estas sierras caladoras son perfectas para tus proyectos de bricolaje porque pueden cortar los materiales que normalmente utilizas, es decir: madera, metal y plástico.
En general las podemos dividir en dos tipos, las que se enchufan a la red eléctrica y las inalámbricas; estas últimas te darán la ventaja de hacer tus cortes sin preocuparte por la longitud del cable. Muchas de estas sierras eléctricas vienen con una luz LED para evitar cualquier error en los cortes e incluso en algunas es tan sencillo cambiar la hoja de cortar que ni siquiera necesitas una herramienta. La mayoría incluye un regulador de velocidad que controla el número de oscilaciones por minuto para que el corte se ajuste al material con el que vas a trabajar. También las hay provistas con funciones como el bloqueo del gatillo, guía láser y extracción de polvo. Según el modelo que elijas y el tipo de funciones que tenga, puedes encontrar una sierra de calar eléctrica nueva entre 15 y 250€. 


¿Qué tipo de hoja de sierra necesito?

La elección de las hojas y discos para sierras eléctricas dependerá de la dureza y características del material que quieres cortar y el tipo de corte que quieres hacer.
Con las hojas de dientes grandes conseguirás un corte alternado; este tipo de hojas funciona muy bien con la madera. Con las que tienen dientes de tamaño intermedio lograrás un corte preciso y delicado; con estas se logra un acabado impecable en las maderas delgadas y el plástico. Las que tienen los dientes pequeños son perfectas para realizar cortes sutiles y curvos en la madera. Y las que tienen los dientes más finos, se utilizan para cortar materiales blandos.