Secadoras. La humedad lejos de la ropa

Nuestra ropa está limpia y recién lavada, pero tenemos que esperar horas hasta que se seque en el tendedero antes de ponérnosla. Las secadoras son un electrodoméstico que nace para solucionar este problema. Además de para secar, también llevan incorporado un filtro para recoger las pelusas de la ropa y algunos modelos incluyen una función de vapor para quitar arrugas y que no haga falta planchar. Las secadoras también eliminan los alérgenos como ácaros o polvo que puedan quedar en las prendas y el mal olor. Suelen estar fabricadas en acero inoxidable, acerco cincado o acero esmaltado.

¿Cómo funciona una secadora?

Su dispositivo es muy similar al de una lavadora. Consta de un tambor giratorio donde introducimos la ropa húmeda y, al ponerla en funcionamiento, la secadora introduce aire caliente en el tambor para que la ropa se seque con rapidez.

¿Qué tipos de secadora existen?

  • Secadoras de evacuación: funcionan tomando aire del ambiente y calentándolo mediante resistencias eléctricas. Después lo introducen en el tambor donde gira la ropa húmeda para que la humedad se transfiera al aire y, posteriormente, expulsan el aire húmedo al exterior.
  • Secadoras de condensación: también calientan el aire con resistencias eléctricas pero, después de pasarlo por el tambor, el aire va a un intercambiador refrigerado donde la humedad se condensa y cae a una bandeja donde se recoge el agua. El aire deshumectado vuelve a calentarse en las resistencias y se envía de nuevo al tambor, por lo que se ahorra energía.
  • Secadoras de bomba de calor: funcionan con un sistema similar al de las secadoras de condensación, la diferencia es que se utiliza el condensador de una bomba de calor para calentar el aire. Esto las hace mucho más eficientes.

¿Qué son los tendederos eléctricos?

Aunque la secadora es un electrodoméstico muy útil, quizás en tu casa tengas poco espacio o quieras un electrodoméstico para usarlo solo de forma muy puntual. Para estos casos existen los tendederos eléctricos. Tienen barras para colgar la ropa como un tendedero tradicional y lleva incorporado un calefactor eléctrico que da calor a las barras para que la ropa tendida se seque más rápido. Están pensados para que ocupen poco espacio, por lo que puedes guardarlos plegados. Además de los modelos semejante a un tendedero tradicional, con o sin alas, existen modelos que pueden colgarse del techo y modelos verticales que puedes poner en la pared del baño y funcionan como un toallero.

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña