El televisor es un aparato mucho más complejo de lo que parece

El funcionamiento de una televisión para el consumidor es muy fácil, pero detrás del aspecto sencillo que tiene hay todo un universo de la electrónica en su interior. Uno de los sistemas más complejos es la placa, y cualquier fallo o cortocircuito que se produzca tendrá un efecto negativo en el televisor, desde mala calidad en la imagen hasta que deje de funcionar. Por suerte, no tenemos que tirar el televisor, podemos adquirir recambios y componentes de placas para televisor como, por ejemplo, de la marca LG que están al alcance de cualquiera.

Soluciones para cualquier problema electrónico

Si tenemos conocimientos de electrónica, será fácil solucionar los problemas que puedan surgirnos en nuestro televisor, ya que es fácil encontrar recambios y componentes que nos ayuden a mantenerlo en perfecto estado.
Si nuestro televisor tiene problemas al encender o le cuesta arrancar, puede que el problema venga de la fuente de alimentación. En esta caso podemos adquirir componentes para la fuente de alimentación, para reemplazar la dañada y poder disfrutar de nuevo de nuestro televisor.

Gracias a los sintonizadores, la señal de la televisión entra por la antena permitiéndonos ver todos los canales en abierto, por lo que un fallo o problema en el sintetizador no nos permitiría ver la televisión. La solución es tan fácil como comprar un recambio de sintonizador, que es un dispositivo pequeño y fácil de instalar.

Una parte del televisor que puede sufrir daños fácilmente es la pantalla, ya que al ser el elemento exterior está expuesto a golpes y roturas. Esto disminuirá la calidad de la imagen, aunque no por ello deja de funcionar. Si nuestro televisor está en perfecto estado, podemos comprar un recambio para la pantalla que nos devolverá la perfecta apariencia de la esta.

Para los usuarios que tengan instalados un sistema Home Audio también es muy sencillo solucionar cualquier inconveniente que puede afectar la calidad del sonido e imagen que ofrece este dispositivo, con el catálogo amplio de recambios que hay en el mercado.


Recambios para todos los gustos

El mercado electrónico es muy amplio, por lo que antes de reemplazar nuestro televisor tenemos a nuestra disposición una gran cantidad de recambios que nos ayudan a mantenerlo en perfectas condiciones durante más tiempo. El abanico de precios va desde los 15€, que puede costar una placa de televisión sencilla, hasta los 130€ que vale una placa LG de último modelo. El precio dependerá del tipo de recambio y para qué modelo de televisor LG la necesitemos.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña