La radioafición, una afición a la radio con mucha historia

La radioafición se hizo popular, principalmente en Estados Unidos, después de la Segunda Guerra Mundial cuando hubo un aumento en las comunicaciones a larga distancia. En un principio, casi todos los equipos eran muy pesados y contaban con un receptor que utilizaban para escuchar las estaciones de radio locales y un transmisor de AM, pero a partir de los años 60 los avances tecnológicos consiguieron que los equipos de radioaficionados combinaran en una sola unidad el transmisor y el receptor, lo que dio lugar a los llamados transceptores, que son los que permiten la comunicación entre personas. Aunque hace unos años los equipos de radioaficionados eran bastante básicos, hoy en día tanto los walkie talkies como las radios de dos vías permiten la comunicación a distancias cortas y medias sin perder la señal en los núcleos urbanos. Además, ahora la tecnología digital ha abierto más bandas y permite que cada una de ellas sea asignada a un usuario diferente, por lo que la comunicación y el intercambio de datos es realmente seguro.

¿Qué equipo me conviene más?

En líneas generales, existen dos tipos principales: equipos de radios analógicos y digitales. Los analógicos funcionan con ondas de radio moduladas y permiten la comunicación entre dos personas, mientras que los equipos digitales pueden enviar voz y datos simultáneamente y permiten la comunicación entre más personas. La tecnología de los equipos de radio para radioaficionados ha avanzado mucho en los últimos años y tu elección dependerá del uso que vayas a dar al equipo y de tu presupuesto. En cualquier caso, la variedad es enorme, tanto si buscas equipos para comunicaciones sencillas entre radioaficionados como si necesitas radios de dos vías para estar en contacto con tus trabajadores a distancia o simplemente quieres hacer experimentos con la electrónica y la radio. Podrás elegir entre modelos antiguos de marcas populares como Hammarlund, Hallicrafter, Collins o Heathkit, o equipos más modernos de empresas japonesas como Yaesu, Kenwood o ICOM que se caracterizan por la investigación e innovación en la producción de sus productos.En cuanto al coste, el rango de precios es bastante amplio y podrás adquirir modelos sencillos por 100€ o equipos complejos por más de 1000€. Si te interesan los modelos vintage, echa un vistazo a las versiones icónicas de la serie TS-400 que Kenwood fabricó en los años 80 y a las emisoras y equipos de radioaficionado de la marca Collins, muy demandados por su alta calidad y rendimiento.

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña