La unión ideal entre proteínas y musculación
En el mundo del fitness dos son los pilares básicos sobre los que se apoyan unos resultados óptimos: la ingesta de proteínas y las rutinas de musculación. Ambos deben ir a la par para conseguir los objetivos que el deportista se marca, ya que cuando se inicia o se sigue un entrenamiento intenso el músculo necesita reponerse, y para ello requiere de proteínas.
Para ayudar al cuerpo a recuperarse después del ejercicio físico, la cantidad de proteínas que se tome debe ser la adecuada (entre 20 y 25 gramos según el Instituto Olímpico Internacional), de nada sirve excederse ya que se acumulan como combustible.

Cómo elegir las proteínas adecuadas
Actualmente existe una amplia oferta de botes de proteínas, tanto en la procedencia (de la leche, del huevo, de soja, de caseína o una mezcla de éstas) como en las marcas que los producen. Así, en el momento que el deportista decide comprar proteínas se enfrenta a una gran variedad.
En primer lugar están las proteínas de suero de leche (whey protein), son las más conocidas y por las que se suele comenzar con los batidos. Estas proteínas son perfectas para el post-entreno por la rapidez con las que el cuerpo las absorbe. La segunda posibilidad son las proteínas de huevo, que proceden de las claras. El formato en polvo no aporta más beneficios que las que se encuentran en las claras de huevo naturales o las pasteurizadas que se venden en botella. No obstante, conservan todas sus propiedades y son de buena calidad.
La opción vegetariana es la proteína de soja, que por su alto contenido en isoflavonas, que aumentan el nivel de estrógenos resulta poco recomendable para los hombres. Y por último, la caseína, que procede de la leche pero es de absorción lenta, por lo que no es recomendable en el post-entreno.
En la venta de proteínas los precios varían en función de la ya mencionada procedencia y de la calidad. Esta última cualidad se define por la pureza del producto, que varía entre un 60 a un 90% de proteína, el resto son hidratos de carbono y grasas. En función de ese mayor porcentaje proteico, en orden descendente de calidad y precio se diferencian: hidrolizado (1kg de 20 a 100€), aislado (1kg de 19 a 90€) y concentrado (1kg de 13 a 80€).
Los sabores de los batidos de proteínas pueden ser el deleite de los deportistas golosos, de hecho los polvos proteicos pueden ser utilizados no solo de esa forma sino en diversas recetas (tortitas, smoothies, gelatina, magdalenas, etc.) y combinados con otros suplementos de nutrición deportiva que ayuden a una mayor definición muscular.