Estilográficas Montblanc, la encarnación del lujo

Como es bien sabido, hasta principios del S.XX, los que se dedicaban al oficio de escribir recurrían a las plumas de ave u artilugios similares. El proceso de escritura se convertía así en algo un tanto complejo; el que manipulaba estas herramientas tenía que hacerlo con la destreza necesaria para no estropear el papel o el pergamino que utilizaba y, pese a que no era imposible, resultaba tedioso y metódico en exceso. Para solucionar los problemas que esto suponía, se creó la pluma estilográfica.
Al poco de su invención, apareció en escena la serie Montblanc, exactamente en 1910, cuyo tope del capuchón, de color blanco, hacía clara referencia a la montaña más alta de Europa Occidental. Dos décadas después comenzaría a producirse la serie Montblanc Meistertück, que llevaría a la marca a convertirse en un símbolo de modernidad, elegancia y calidad absolutas.
Desde entonces, esta estilográfica no ha parado de crecer, fabricando incluso exclusivas series de edición limitada dedicadas a grandes de la literatura como Daniel Defoe u Honoré de Balzac, autores, respectivamente, de obras tan importantes como Robinson Crusoe o Las ilusiones perdidas.

Excelencia y variedad a solo un clic de distancia

Gracias a las nuevas tecnologías, disfrutar de estos perfectos instrumentos de escritura nunca había sido tan fácil. No importa que seas todo un experto en la materia y estés imbuido por la búsqueda de una antigua Mesteirtückt 139 hecha con celuloide, una en homenaje a Kafka o que, por el contrario, seas un diletante sin pretensiones que simplemente desea adquirir un modelo más ordinario y asequible o ampliar su colección con otras marcas de prestigio como las estilográficas Cross, Parker, Sheaffer o Waterman.

Aunque el talento empieza siempre por las aptitudes, disponer de un estilográfica tan precisa como la Montblanc te permitirá sentir el vendaval de melancolía de los verdaderos escritores. Por otro lado, también es una pieza ideal para exhibir como símbolo de grandeza y poder. Solo debes recordar que son artículos de lujo y que, si buscas altas dosis de belleza y calidad, hay modelos que llegan a superar los 1500€ e incluso otros muchos, como las ediciones dedicadas a Pavarotti o al Duque de Milán, los 8000€.

Sin embargo, Montblanc también pone a disposición algunas de gama baja que generalmente se mueven entre los 50 y 200€; sin duda una buena opción al alcance de los presupuestos más ajustados, pero que sigue ofreciendo un gran nivel tecnológico y el glamour propio de esta marca alemana.