Los relojes, mucho más que un artículo para medir el tiempo

Al margen de la finalidad y utilidad que tiene un reloj, este producto es también una pieza no solo de coleccionista sino también un añadido a nuestra particular colección de joyas y objetos de valor. Y es que detrás de cada reloj hay un mecanismo complejo que requiere un proceso de fabricación minucioso y detallado, ya que en su elaboración se necesitan piezas y herramientas de relojería exclusivas y necesarias para su composición. 


¿Qué hay detrás de la fabricación de cada reloj?

Sin duda podemos decir que la profesión de relojero es una cuestión de vocación ya que requiere mucha paciencia, exclusividad y atención al detalle. En la fabricación de cada pieza se necesitan técnicas y herramientas de relojería específicas y únicas para el correcto desarrollo de su elaboración. Aunque existen en el mercado numerosos manuales y guías de relojería, piezas de recambio y otro tipo de piezas y herramientas de relojería al alcance de cualquiera, realmente no es una tarea sencilla hacer de relojero aficionado, ya que no solo es imprescindible disponer de las correctas herramientas para relojes, sino que también se necesita una formación y amplio conocimiento de los entresijos de un artículo que está lleno de detalles y especificaciones. Incluso para una simple tarea como puede ser un cambio de pila, que puede parecer a primera vista un procedimiento fácil de realizar, es mucho más seguro acudir a un especialista en la materia ya que de otra forma podrían verse dañados los delicados y ocultos mecanismos que puedan pasar desapercibidos o parecer no ser demasiado complejos a simple vista. 


¿De qué factores depende el precio de un reloj?

El precio depende de muchos factores entre los que podemos destacar, en primer lugar, los materiales empleados ya que podemos encontrar verdaderas joyas realizadas con materiales nobles además del añadido de piedras preciosas. Otro factor importante es la tecnología que se haya empleado en su fabricación, ya que se pueden encontrar en el mercado relojes analógicos, digitales, mecánicos o electrónicos. Tan solo las piezas de un reloj de calidad rondan entre los 40 y 200€ dependiendo de su exclusividad en el mercado y sobre todo, materiales.
Si buscas una pieza especial o no quieres cambiar tu antiguo reloj por uno nuevo porque ya no venden o reparan tu modelo, también puedes hacerte con relojes por piezas y así renovar o reparar lo que falla.
Comprar un reloj es adquirir toda una obra de arte que en muchas ocasiones será un artículo que nos acompañará durante muchos años.