Aprovecha al máximo el poder de sol 

Los paneles solares son placas fotovoltaicas que aprovechan la luz solar y la transforman en energía eléctrica que podemos usar al momento o almacenarlas en baterías para su uso posterior. Son altamente ecológicos ya que no contaminan al producir energía eléctrica. También son fáciles de instalar, por lo que se pueden convertir en el aliado perfecto para tus proyectos e ideas que requieran de energía eléctrica para ponerse en marcha. Pero algo a tener en cuenta es que necesitan mucha luz solar para funcionar y su rendimiento se ve afectado por el clima (nubosidad, lluvias, temperatura, entre otros).  

Cómo puedo usar mi panel solar 

Los paneles solares tienen diversas aplicaciones, sirven para propulsar algunas herramientas de jardín e, incluso, para brindarle soporte eléctrico a toda la casa, desde la activación de sistemas de seguridad hasta el manejo de sistemas de apertura y puertas de garaje. Lo mejor de los paneles solares es que son muy flexibles en cuanto a su lugar de instalación. Al existir de diferentes tamaños y formas, pueden usarse en casi cualquier lugar que tenga incidencia directa de la luz solar, e, incluso, se pueden enmarcar dentro de madera para darles un soporte estilizado. 

Aspectos a tener en cuenta al comprar paneles solares 

Una de las primeras cosas que debes saber es que los paneles solares tienen un rendimiento bajo, entre un 10-20%. Esto quiere decir, que del 100% de la energía solar que reciben, solo pueden convertir un 10-20% en energía eléctrica útil, y este porcentaje depende del material eléctrico con el que se encuentre fabricada la celda; así que, un mejor material te brindará un mayor desempeño, pero también costará más.En cuanto al tipo, existen paneles flexibles (rendimiento de 9%), amorfos (7%), monocristalinos (12-18%) y policristalinos (13%). Los tamaños varían y te decidirás por uno o por otro dependiendo de la potencia que necesites. Eso es lo siguiente que debes saber, ¿Cuánta energía necesitas generar? Esto se calcula de forma sencilla. Debes multiplicar los vatios (W) que consume el o los dispositivos que quieres conectar a los paneles, por la cantidad de horas que estarán funcionando. Con esta multiplicación obtienes el consumo que deben suministrar (mínimo) en vatios hora (Wh) tus paneles solares. Lo siguiente es saber el voltaje (V) y el amperaje (A) de tu pequeña red eléctrica para asegurarte de que el panel funcionará. También considera que el material del borde se pueda perforar, pues puede ser que necesites colocar algunos agujeros específicos en el marco del panel para poder sujetarlo con clavos, tornillos u otras fijaciones.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña