Ollas a presión, tus mejores aliadas en la cocina
Las ollas a presión son artículos de cocina presentes en una gran cantidad de hogares. Este tipo de ollas permiten una cocción más rápida de toda clase de alimentos, por lo tanto, ahorran mucho tiempo al momento de preparar la cena o la comida para la familia. Algunas de las marcas más populares que fabrican ollas a presión u “ollas express” son WMF, Fagor y Kuhn Rikon, y cada una de ellas ofrece una amplia variedad de modelos.
Las ollas a presión son complementos muy útiles del menaje de cocina para quienes tienen trabajo fuera de casa y además deben cocinar y atender otras tareas del hogar ya que cocinan más rápido que las convencionales. Pero, ¿sabes cómo elegir una olla a presión? Comienza por escoger el material, ¿acero inoxidable o aluminio? A continuación encontrarás algunos datos para que aciertes en tu elección.

Hechas para durar: ollas a presión de acero inoxidable
Las ollas a presión fabricadas en acero inoxidable presentan muchas ventajas. Una de ellas es su alta resistencia a la corrosión, lo cual alarga su vida útil. Además, son fuertes y resisten muy bien los golpes, rayones y variaciones de temperatura.
La superficie del acero inoxidable es totalmente lisa, lo que dificulta la acumulación de bacterias y hongos, y facilita la limpieza. Por último, el acero inoxidable no altera las propiedades organolépticas de los alimentos y es un material 100% reciclable.

El aluminio también tiene sus ventajas
El aluminio es un material ligero que transmite rápidamente el calor, y esta propiedad es importante a la hora de cocinar alimentos. Las ollas a presión hechas en aluminio suelen ser grandes, puesto que la ligereza del material es una de sus principales ventajas.
Como desventaja, podemos decir que el aluminio se altera con relativa facilidad al contacto con los ácidos presentes en los alimentos, pero es posible minimizar este efecto si limpiamos la olla justo después de usarla.
Además, el aluminio puede ser sometido a un tratamiento electroquímico llamado anodizado duro, que le confiere características de dureza y resistencia a la abrasión similares a las del acero inoxidable. Por lo tanto, las ollas a presión de aluminio anodizado duro también tienen muy buena durabilidad.

¿Cuánto cuestan las ollas a presión?
Las ollas a presión de acero inoxidable más económicas, de 4 a 6 litros, cuestan alrededor de 20€, mientras que los modelos más caros y de mayor capacidad pueden costar hasta 150€. En lo que respecta a las de aluminio, es posible conseguir ollas a presión de 20 litros por tan sólo