Monedas antiguas de Hispania y del Reino visigodo, una colección de alto valor histórico 

El coleccionismo de monedas y billetes es uno de los más apasionantes, sobre todo si se trata de piezas históricas como las monedas antiguas de Hispania (ibéricas) y del Reino visigodo. Además, hablamos de una colección relativamente barata, ya que, si te paras a pensar en otros objetos de la misma antigüedad que estas monedas, seguro que tienen precios astronómicos. No olvides que además de ser una apasionante afición coleccionar monedas íberas supone tener un trozo de Historia en tu hogar y te permite aprender más de nuestros antepasados. Si estás interesado en coleccionar monedas antiguas, puedes encontrar piezas desde 2 a 600€.

Cómo iniciar una colección de monedas romanas y visigodas
En el momento de plantearte comenzar la colección de monedas ibéricas y visigodas, debes tener ciertos detalles en cuenta. En primer lugar, deberás averiguar dónde puedes conseguir estas monedas antiguas y si resultan accesibles. Además, tendrás que aprender a clasificarlas y a catalogarlas y, por supuesto, saber que se trata de objetos frágiles y que precisan de cuidados especiales.
Es imprescindible que empieces a familiarizarte con esta afición y a adquirir conocimientos sobre ella. Por supuesto, la disfrutarás mucho más si profundizas en la etapa romana y visigoda, ya que así podrás poner en contexto estas monedas. Es posible que sientas el deseo de ampliar tu colección con las monedas antiguas de Bizancio o las monedas antiguas de Grecia. El afán coleccionista, como observarás, no entiende de límites una vez que has empezado.

Consejos para catalogar tus monedas antiguas
Recuerda que las monedas antiguas de Hispania y del Reino visigodo son piezas que llevan a sus espaldas muchos siglos. Por este motivo, es esencial saber cómo clasificarlas y manipularlas para un óptimo estado de conservación.
Coloca un tapete de fieltro en la mesa mientras estés manipulándolas, ya que así evitarás que sufran en el roce directo con la mesa. Puede resultar útil, asimismo, usar pinzas para extraer las monedas visigodas y romanas del álbum o recipiente donde las estés guardando.
Contar con una lupa puede ayudarte a apreciarlas mejor y fijarte en cada uno de los detalles. Así podrás clasificarlas correctamente. Presta atención especial al lugar donde vas a almacenarlas y asegúrate de que los niveles de temperatura y humedad sean constantes. Sobre todo la humedad, que es el peor enemigo de las monedas antiguas, ya que podría contribuir a su oxidación.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña