Mesas de comedor: las estrellas de la casa 

Pocos muebles del hogar son tan utilizados como la mesa del comedor. Allí no solo se reúne la familia para comer, sino que también suele ser el centro de las fiestas, además de usarse para trabajar, hacer manualidades u organizar tareas del hogar. A la hora de elegirlas, debes tener en cuenta que las mesas son los muebles que menos se cambian en un hogar. Verifica que sea a tu gusto y que no llegue a cansarte a largo plazo.


Claves para encontrar la mesa de comedor ideal

Tomar las medidas con exactitud antes de comprar una mesa te ahorrará muchos dolores de cabeza. Ten en cuenta la apertura de puertas y la disposición del cuarto, así como la ubicación de las ventanas y de las luces. Si vives en un edificio, verifica qué facilidades tiene para subirla hasta tu piso sin problemas. ¡Nunca olvides medir las puertas para que pueda pasar!
Mira muchos puntos de venta, también online, para familiarizarte con la mayor cantidad de estilos posibles y encontrar cuál te resulta atractivo y práctico para tus necesidades y presupuesto. Los precios son increíblemente variables. Las encontrarás desde 100€, pero también hay otras sofisticadas y de diseño que podrían llegar a costar más de 1000€.


Optar por un material que ya existe dentro de tu hogar puede generar fácilmente una sensación de armonía visual. Las mesas de comedor suelen combinarse con consolas que sirven como complemento estético y funcional.
En el caso de que la familia sea muy grande o que suelas recibir invitados, puedes considerar adquirir mesas auxiliares para una mejor distribución de las posibilidades gastronómicas y darles más comodidad a los comensales. 


¿Qué mesas debo elegir para espacios más reducidos?

Cuando los espacios son pequeños, las formas redondas resultan ser una mejor opción para aprovechar el espacio. Allí también serán útiles las mesas de cristal, ya que no recargan visualmente el espacio y ofrecen una sensación de más luminosidad. Estas suelen tener patas metálicas y son bastante resistentes, aunque si hay niños en la casa, quizá conviene pensar en mesas de madera. En este caso, recuerda que los tonos más oscuros resultan más formales que los claros. 

Para aprovechar mejor el tamaño de tu ambiente, encontrarás opciones extensibles que te permitirán adecuar la longitud de la mesa a la cantidad de comensales y de este modo ahorrar espacio cuando no la usas. También existen otras mesas de centro con tabla elevable, que te permiten guardar objetos en su interior y desplegarlas cuando las necesites para trabajar u otras actividades.