Ilumina tu hogar con el espíritu navideño
Cada 24 de diciembre, millones de familias en todo el mundo se reúnen alrededor del árbol de Navidad iluminado para conmemorar la Nochebuena, acompañándolo de belenes o pesebres que evocan la escena del nacimiento de Jesús. La decoración hogareña con árboles no es algo nuevo: los romanos, los griegos y los escandinavos utilizaban muérdago, laureles o hiedra. La tradición de los adornos proviene de los celtas, que colocaban frutas en sus ramas durante los solsticios de invierno. Los árboles de Navidad comenzaron a iluminarse mucho antes de que hubiera luz eléctrica: en Alemania, se colocaban velas para decorarlos desde hace varios siglos. 

Mil y una variantes para alegrar hogares y ciudades
Hoy, las luces de Navidad son las protagonistas a la hora de animar, con el deseado espíritu navideño, hogares, edificios y ciudades enteras. Encontrarás miles de variantes para este alegre complemento navideño: las más tradicionales son de color blanco y generan juegos de luces, encendiéndose y apagándose armoniosamente, muchas veces al ritmo de la música de villancicos. Las bombillas de diferentes colores también son un clásico que siempre se utiliza para decorar casas, balcones, techos y fachadas de edificios. También existen muchísimas variantes en su diseño, que acompañan diferentes posibilidades de decoración: hay guirnaldas con bombillas en forma de frutas, ángeles, estrellas, o con extensiones extra largas para abarcar grandes distancias sin necesidad de contar con varias fuentes de electricidad.
Existen otras guirnaldas de luces a batería que permiten lograr una cierta autonomía de la luz eléctrica. Las nuevas luces de navidad LED suelen venir acompañadas de esta posibilidad.

Luces que llegaron a la fama
Como dato curioso, en Reino Unido, las luces de Navidad se conocen como “fairy lights”, término originado en 1882, con el estreno de la opereta Iolanthe, de Gilbert y Sullivan. En esa obra, un grupo de hadas (fairy quiere decir hada en inglés) llevaban sus cabezas adornadas con bombillas incandescentes (un adelanto tecnológico para la época) y el público quedó tan impresionado con el efecto teatral que esa noche quedó inmortalizada en el lenguaje a través del término “fairy lights”. Por eso las encontrarás también como “luces de hadas” en algunas descripciones. Hoy en día, las luces de Navidad son imprescindibles para complementar las decoraciones durante las fiestas de navidad y fin de año, junto con copos de nieve y también calcetines para recibir los regalos de Papá Noel. Hay gran cantidad de formas, colores y longitudes: pueden costarte desde 6 hasta 500€, con formas muy sofisticadas y atractivas que buscan hacer de la época navideña una experiencia inolvidable.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña