Filtros de aire

Filtros de aire, los pulmones de tu vehículo

Los filtros de aire para coche son un elemento fundamental en el funcionamiento del automóvil. Conectados al colector de admisión del motor, juegan un importante papel a la hora de ahorrar combustible. Los filtros para coche permiten que el aire pase de manera correcta, sin alterar la combustión y evitando obstrucciones en la mecánica. Un filtro sucio reducirá de manera drástica la vida útil de tu coche.

¿Qué tipos de filtros de aire existen?

La clasificación de los distintos tipos de filtros de aire, tanto para la ventilación del coche en general como en lo referente al filtro aire acondicionado del coche, se basa en el material con el que está confeccionado. Encontramos los siguientes:

  • Filtro de aire de papel o celulosa. Son muy utilizados debido a su bajo coste y a su facilidad de fabricación.
  • Filtro de aire de habitáculo. Están hechos de papel, como los anteriores, pero filtran partículas más pequeñas, como el polen.
  • Filtro de aire de algodón. Se trata de filtros más caros, pero de mayor calidad y durabilidad.
  • Filtro de aire textil o deportivo. Ofrecen mejores prestaciones y protegen de manera más favorable la electrónica del coche.
  • Filtro de aire en baño de aceite. Su sistema se compone de una malla, un sumidero y un filtro de espuma.
¿Por qué debes cambiar el filtro de aire regularmente?

Las ventajas de mantener el filtro de aire del coche en perfecto estado son muchas y muy variadas, por lo que en el momento de percibir su deterioro deberás cambiarlo sin dilación. Entre los beneficios más importantes se encuentran los siguientes: el aire fluirá de manera correcta, el suministro de aire no se verá alterado, la calidad del aire en el vehículo mejorará considerablemente y el coche resistirá mejor las altas temperaturas.

¿Cada cuánto debes cambiar el filtro de aire del coche?

No existe una regla básica que te indique cada cuánto tiempo deberás realizar el cambio de filtro de aire, puesto que entran en juego numerosos factores que condicionan su reemplazo. No obstante, los mecánicos aconsejan que no se deben sobrepasar con el mismo filtro, como norma general, los 15 000 kilómetros.