La relación del hombre y las máquinas a lo largo de la historia 

Las máquinas han sido durante siglos la mano derecha del hombre para diseñar y construir al mundo. El desarrollo socio económico de nuestras sociedades viene de la mano de este conjunto de piezas ensambladas entre sí que facilitan la realización de cualquier trabajo.
A medida que a la humanidad se le han ido presentando conflictos ésta ha buscado la manera de solventarlos creando máquinas que le permitieran ejecutar su trabajo de manera más sencilla y eficaz para conseguir avances o mejoras.   

La evolución de equipamientos y maquinarias 

Las primeras necesidades del hombre fueron la caza, la pesca y recolección de frutas, de allí surgieron las primeras herramientas indispensables como los cuchillos, lanzas y hachas, entre otras. A partir de entonces se han ido creando herramientas y también maquinaria más avanzada y compleja para cumplir con diversas funciones, producto de ello hoy en día encontramos maquinaria para agricultura y ganadería, equipamiento industrial, maquinaria para diseño gráfico e imprenta, equipamiento de tiendas y algunas muchas otras. En la evolución de la maquinaria encontramos la respuesta al progreso de los países industrializados y el desarrollo económico y social de la humanidad. 

Los equipos médicos y de laboratorio como partícipes del aumento en la esperanza de vida
Hasta hace un par de siglos la esperanza de vida del ser humano rondaba los treinta y cinco años aproximadamente. Hoy, gracias al progreso de la ciencia y de los equipos médicos y de laboratorio, el ser humano promedio llega a los 79 años de edad. Con los años se han ido desarrollando prototipos de maquinaria médica capaces de cumplir con eficiencia probada en diversas áreas de la medicina. En la actualidad, toda intervención quirúrgica, análisis de sangre, pruebas médicas, y chequeos generales, son realizados por equipos médicos y de laboratorio sin los cuales sería imposible aplicar la medicina actual.
La elección de estos equipos, para crear laboratorios o clínicas por ejemplo, ha de hacerse siempre basada en certificaciones de calidad y uso. Al necesitar una seguridad y eficacia máxima se deben valorar todas las características, siendo la calidad la más importante, según el equipo que se necesite. Debido a la importancia de estas herramientas, no solo se valora la relación coste-beneficio sino, nuevamente, la seguridad en sus resultados, uso y el área médica o técnica a la que dará servicio. Las probabilidades de error en resultados debe minimizarse al máximo.
El progreso de la esperanza de vida no sería posible si estos factores no se tuvieran en cuenta. Por eso, la elección ha de hacerse minuciosamente y con máxima exigencia.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña