Destornilladores manuales: la precisión en tus manos

El destornillador es una herramienta que se utiliza para apretar y aflojar tornillos. Si eres aficionado al bricolaje es imprescindible tener destornilladores manuales a mano. No te sirve tener uno solo, existe tanta variedad de tornillos que necesitas distintos modelos para que encajen en las cabezas de cada uno.

¿Cómo es un destornillador manual?

El destornillador se compone de:

  • Mango: la zona por la que sujetamos la herramienta y con la que ejercemos la fuerza para que funcione, puede ser de madera, PVC o plástico. El mango se diseña de forma ergonómica para que sea fácil utilizarlo. Existen modelos aislantes para utilizarlos en trabajos con electricidad.
  • Núcleo: es la parte que une el mango con el cuerpo, suele tener una alta resistencia.
  • Cuerpo, varilla o cuña: es una barra de acero de gran dureza y resistencia. Su longitud y espesor puede variar según el destornillador. La parte final del núcleo se hace más aguda y toma forma de pala hasta terminar en una punta o cabeza que es la parte que se adapta al tornillo para hacerlo girar.

¿Qué tipos de destornilladores manuales existen?

  • Destornilladores planos: pueden tener dos tipos de punta, recta o cónica, se adaptan a los tornillos de ranuras planas, muy usados por los carpinteros.
  • Destornilladores Phillips: el tornillo inventado por Henry Phillpips en los años 1930 tiene forma de cruz y este destornillador se adapta a esa forma. Son muy fáciles de centrar en el tornillo y se aprietan con rapidez. Se utilizan en todo tipo de aplicaciones: muebles, electrónica, joyería, etc.
  • Destornilladores Pozidriv: es una variante del modelo de Phillips pero cuenta con cuatro puntos de contacto adicionales para evitar el deslizamiento.
  • Destornilladores Torx: para los tornillos en estrella, hexagonales o cuadrados.
  • Destornilladores hexagonales o tipo Allen: tienen el mismo funcionamiento que la famosa llave Allen y el mango los hace más cómodos de utilizar.
  • Destornilladores Robertson: para los tornillos de cabeza cuadrada.
  • Destornilladores extracortos o carroceros: se adaptan para introducir tornillos grandes en pequeños espacios, tienen un cuerpo muy corto con una punta ancha.

¿Cómo elegimos un destornillador manual?

No existe un destornillador universal que nos sirva para todas las ocasiones. Es necesario tener un juego en el que combinemos distintos modelos y distintos tamaños de cada uno. Una buena opción es contar con un juego de destornilladores. Constan de un único mango al que se le puede adaptar una gran variedad de cuerpos distintos. Esto te permite tener un amplio surtido en poco espacio.

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña