La consola que te falta para que tu casa quede perfecta
Ya sea que te acabes de comprar un piso nuevo o estés de alquiler, los muebles para el hogar son fundamentales para encontrarnos a gusto en nuestra casa. En cada espacio ponemos ciertos muebles específicos como la cama en el dormitorio o el lavabo en el baño.
Ahora bien, hay unos muebles especiales a los que no se les suele prestar mucha atención pero que son fundamentales para que haya una armonía y equilibrio en la casa, este es el caso de las consolas para el hogar

¿Qué es una consola?
Mesas para el hogar hay muchas, pero una consola tiene ciertas características que la hace especial. La consola es un mueble clásico que se ha ido adaptando a los tiempos modernos adquiriendo nuevas formas, acabados y tamaños. La diferencia principal entre una consola y otro tipo de mesa, como una mesa de comedor, radica en sus dimensiones, ya que suelen oscilar entre 15 y 45 centímetros de ancho y 90 y 1.05 de alto. Según el ambiente en el que se quiera colocar, puede estar hecha de madera, metal, mármol, mimbre o incluso bambú. Se suele colocar en el vestíbulo o recibidor de la casa ya que son perfectas para colocar las llaves, la cartera, el bolso, el correo o lo que sea que tengas a mano cuando entras a casa.

¿Dónde puedes colocar una consola?
Recuerda que una consola no tiene nada que ver con las mesas auxiliares o las mesas nido, por lo que normalmente se suelen poner en un lugar en el que puedan “recostarse” como contra una pared, la parte de atrás de un mueble o incluso la cabecera de una cama. Debido a sus dimensiones tan especiales, lo importante es que tengan un punto de apoyo. Su función depende de dónde la pongas y tienes que prestar mucha atención a este detalle. Por ejemplo, si la colocas en un rincón del salón, al final se va a llenar de papeles y no va a lucir mucho. Normalmente las consolas se suelen colocar en espacios de paso en donde se utilizan para poner algo pequeño que lo queramos tener a la mano como las llaves, o para realizar una actividad corta como escribir una nota. 

¿Cuánto puede costar una consola?
Al haber una gama tan amplia de consolas respecto al material y las dimensiones, la variedad es muy amplia. Por ejemplo, puedes encontrar una consola nueva entre 30 y 350€ o una de segunda mano entre 20 y 150€; siendo las clásicas las más caras.