Colchón de espuma. El descanso ligero

Los colchones de espuma se fabrican con materiales espumosos como el poliuretano expandido o el poliéster. En ellos la espuma se distribuye en capas para que se adapte a tu cuerpo y duermas con comodidad. Los colchones de espuma pueden tener distintas alturas y distinta densidad, cuanto más alta sea la densidad, mejor será el colchón. Los colchones de espuma han tenido mala fama durante mucho tiempo pero, en la actualidad, la tecnología ha permitido solucionar muchos de los problemas que tenían en un principio y ahora puedes encontrarlos más firmes y resistentes. Entre las ventajas del colchón de espuma encontramos que conserva durante mucho tiempo su forma original sin deformarse, permite una mejor respiración de los tejidos que otros materiales sintéticos y proporciona una mayor elasticidad.

¿Cómo es el poliuretano del colchón de espuma?

El material más utilizado en los colchones de espuma es el poliuretano expandido. En su composición cuenta con burbujas internas que tienen poca firmeza y apenas conservan la forma tras la presión, por lo que no tardan en volver a su aspecto original. A la hora de elegir un colchón de espuma es importante decidir para qué vamos a utilizarlo y qué densidad queremos, ya que cuanto mayor sea la densidad mayor será la firmeza y el peso. El colchón de espuma presenta una superficie mullida y algunos modelos combinan diferentes capas de espuma para conseguir un mayor confort.

¿Qué ventajas poseen los colchones de espuma?

  • No hacen ruido y resultan perfectos si eres de los que se mueven mucho por la noche porque con el colchón de espuma no molestarás a tu pareja.
  • El material es muy flexible, por ello el colchón de espuma se adapta al cuerpo y es adecuado para personas con sobrepeso o problemas de espalda.
  • Son económicos.
  • Son ligeros, pesan muy poco y son fáciles de transportar: muy útiles como colchones auxiliares o para llevarlos de acampada. Existen modelos plegables pensados para este tipo de uso.

¿Cómo son los colchones de espuma plegables?

Este tipo de colchones son perfectos cuando cuentas con poco espacio o llegan visitas inesperadas. No hace falta guardarlos, cuando están plegados puedes utilizarlos como un puf, por lo que resulta también un cómodo y útil mueble de asiento. Pesan poco y tienen un asa para que sean fáciles de transportar. Además, suelen tener una funda con cremallera que se puede quitar y lavar con facilidad.

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña