La cámara réflex, una herramienta fundamental para adentrarse en el fascinante mundo de la fotografía

Una cámara réflex es una compra fundamental para cualquier persona que quiera iniciarse en el mundo de la fotografía y, obviamente, para cualquier aficionado o profesional que ya disfruta de un pasatiempo tan apasionante. Sin embargo, como la oferta de cámaras réflex es tan amplia, hemos de pensar  cuidadosamente qué tipo de cámara se adapta mejor a nuestras necesidades.

En el mercado existen diferentes fabricantes y modelos, desde cámaras sencillas dirigidas a fotógrafos aficionados hasta cámaras más sofisticadas que utilizan los profesionales, así que puede resultarte realmente difícil elegir un modelo. En cualquier caso, ten en cuenta que tu elección deberá basarse en el uso que le vayas a dar, ya que no necesitarás invertir el mismo dinero para una cámara básica de gama baja para hacer fotos de tu familia durante las vacaciones que para una cámara de gama media o alta para empezar en el mundo de la fotografía profesional.

Cómo elegir la cámara perfecta para ti

Para elegir la cámara ideal hay que tener en cuenta una serie de características: el material de fabricación, las dimensiones y el peso, el objetivo, el sensor, la pantalla, el control de la exposición, el rango de sensibilidades ISO, los métodos de enfoque y disparo e incluso la conectividad y el tipo de tarjetas de memoria que utiliza. También deberías fijarte en su ergonomía y diseño. Además, deberías pensar en si te interesa una cámara que tenga un flash integrado o si quieres un equipo que también grabe vídeo de alta definición. Todas estas características influyen en el precio de la cámara por lo que son aspectos importantes en los que conviene pensar de antemano.

En cuanto a los fabricantes, Canon y Nikon fabrican cámaras de excelente calidad equipadas con las últimas innovaciones tecnológicas, aunque otros fabricantes como Sony, Pentax, Olympus o Sigma también cuentan con un amplio catálogo de modelos. Todos ellos fabrican una extensa gama de objetivos y accesorios de diferentes calidades y precios que harán las delicias de los fotógrafos más exigentes.

En cuanto al precio, podrás elegir entre cámaras básicas de segunda mano desde unos 170€ y cámaras nuevas con todo tipo de funcionalidades para fotógrafos principiantes o profesionales entre 450 y 3000€. Si tu presupuesto es ajustado, decídete por la compra de un kit porque suelen ofrecer cámaras con objetivos básicos con muy buena relación calidad-precio por un monto relativamente bajo. Además, siempre podrías decidirte a ampliar tu equipo en un futuro comprando más objetivos (nuevos o de segunda mano) y otros accesorios para tu cámara.