Los buzones como elementos útiles y decorativos para la fachada de casa
Entre los elementos clásicos que componen el frente de nuestra casa está el tradicional buzón de correo, el cual en su momento jugó un papel muy importante como canal de comunicación, pero que hoy en día algunas personas piensan que ha caído en desuso debido a los cambios tecnológicos que conllevan a un menor envío de cartas. No obstante, esto no es del todo así. El uso del buzón ha tenido un repunte en los últimos años gracias al servicio de paquetería que ha crecido aceleradamente por el comercio electrónico.
Pero más allá de estos datos, ¿Sabias que en España es obligatorio que haya buzón en las comunidades de propietarios? Pues, así es. Ten en cuenta que si vives en un edificio residencial, es imprescindible la existencia de un aditamento adecuado para recibir cartas, facturas, notificaciones judiciales y todo tipo de correspondencia. Además, debe reunir ciertas características particulares con el fin de proteger la correspondencia, garantizando la propiedad, el secreto y la inviolabilidad de la misma. En cuanto a las viviendas unifamiliares, el buzón tiene que estar ubicado de forma tal que se pueda acceder a él desde la vía pública.
Así que, si no tienes un buzón o el actual está en mal estado, es hora de pensar en adquirir uno que sea resistente a las inclemencias y al paso del tiempo, de preferencia con tratamiento anti-corrosión, sobre todo si se trata de buzones exteriores, como el tradicional buzón americano.

Buzones de muchos estilos, colores y precios
Si por razones estéticas quieres darle un toque diferente a la fachada de casa, puedes optar por buzones originales con formas llamativas que permitan a los visitantes hacerse una idea de cómo pueden ser las personas que habitan allí, sus gustos, su estilo de vida, sus aficiones, entre otras peculiaridades. También puedes escoger algún modelo vintage que colocado a juego con una aldaba proporcione un aspecto diferente y romántico.
Existe una extensa gama de opciones para buzones. Hay modelos verticales, horizontales, de madera, metal (aluminio o acero), plástico o combinados, con precios que van desde 12 hasta 1000€. Pero, si buscas una solución más sencilla, puedes decantarte por colocar una ranura o trampilla en la puerta principal para recibir el correo. En el caso de que quieras ahorrar en esta compra, es posible encontrar buzones baratos o de segunda mano y utilizar el resto del presupuesto en añadir detalles a la fachada colocando puertas y accesorios complementarios, manillas y pomos ornamentales o unas mosquiteras.