¿Qué broca tengo que utilizar?
Cuando empezamos a utilizar un taladro, ya sea con cable o sin cable, una de las primeras preguntas que se nos viene a la cabeza es: ¿Qué broca debo utilizar? Para poder responder a esto, lo primero que debes saber es qué material quieres perforar para así elegir la broca adecuada para cada situación.

Tipos de brocas según el material a taladrar
Dependiendo del material que vamos a taladrar, el tipo de brocas va a diferir, hay brocas especiales para madera, otras para metal… y aunque algunas brocas pueden utilizarse en varios tipos de materiales, el elegir una broca inadecuada puede causar que la broca se rompa o peor aún, que se dañe el material que estamos taladrando.
Las brocas de madera son las más fácilmente identificables ya que muestran 3 puntas afiladas. La central es la que destaca y es la que guía la perforación en la madera.
Las brocas de hormigón también pueden ser utilizadas para taladrar en otros materiales duros como ladrillos, cemento o piedra,  se caracterizan por tener la punta reforzada para que no se rompan al taladrar.
Luego están las brocas de metal, también conocidas como brocas HSS o de acero rápido y su punta es cónica. Entre más pequeño sea el agujero que vas a realizar, mayor será la velocidad a la que estas brocas deben funcionar.
En el mercado podrás encontrar una gran variedad de brocas, según material y según diámetro de perforación. Obviamente el precio variará según tu elección pero podemos decir que van desde unos 2€, si compras una sola broca, hasta los 60€ si compras un set de brocas de titanio o cobalto por ejemplo.
Algunos proyectos de bricolaje requieren el uso de herramientas de bricolaje como las fresadoras, pero si no tenemos una a mano sus funciones más básicas pueden ser realizadas con un tipo especial de brocas conocidas como fresas para taladro. Con estas podrás matar cantos o realizar decoraciones en la madera así como nivelar o emparejar superficies de madera.
Otro tipo muy popular es la broca escalonada, que nos permite taladrar a diferentes diámetros con la misma broca, esto puede ser útil por ejemplo para poner un tornillo y luego ocultar la cabeza del mismo en la parte taladrada más ancha.
Es recomendable contar con un set de brocas en casa para usar la adecuada según el material con el que tengas que trabajar. Compra brocas de buen material y no olvides sustituirlas cuando se hayan desgastado por su uso u oxidado.