Bombas de combustible para motos BMW, un pequeño corazón eléctrico

La bomba de combustible es una pieza, de pequeño tamaño y forma cilíndrica, que succiona el combustible del tanque de la motocicleta, y lo lleva a los inyectores, para que sea pulverizado y mezclado con aire, haciendo funcionar el motor.

¿Qué tipos de bombas de gasolina existen?

  • Antiguamente eran mecánicas, compuestas de árbol de levas y cigüeñal. El sistema mecánico accionaba un diafragma que era la pieza que aspiraba y presionaba el combustible.
  • Actualmente son eléctricas, aunque el cometido es igualmente mover cíclicamente el diafragma. El movimiento no se consigue con un eje, sino con un electroimán, al que se acopla una varilla metálica. Esta varilla empuja el diafragma produciendo entrada de combustible en la cámara. Al abrirse el circuito, el diafragma regresa a su posición por un resorte.
  • Existe un tercer tipo turbo, que consigue mover el combustible mediante una turbina.

¿Qué características deben tener las bombas de combustible?

  • Compatibilidad: asegurarnos que son compatibles con nuestro modelo de motocicleta BMW. Ejemplos: R1150, K100, K75, F850…
  • Referencias: son un número o una cadena con cifras y letras. Dependerá de la marca.
  • Tamaño: deben coincidir exactamente en diámetro y longitud. Ejemplo: 43x146 mm.
  • Voltaje: 12 V
  • Caudal: 100 litros por hora o el que sea más recomendable para el motor.
  • Presión de trabajo: normalmente entre 3 y 4,5 bares. (Las mecánicas eran menores que 1 bar de presión).
  • Piezas: la bomba propiamente dicha, filtro, pinzas, anillos, mangueras, cubrebornes, aforador, rosca, junta, etc.

¿Cuál es el mantenimiento óptimo de una bomba?

El 7% de las averías en motocicletas tiene su origen en las bombas de combustible. Conviene revisarlas siguiendo las recomendaciones y posibles campañas de BMW.

Usar combustible de buena calidad, sin impurezas ni partículas extrañas. Cambiar los filtros regularmente para evitar que se obstruyan. Alargaremos la vida útil de la bomba si nos aseguramos de que siempre tenemos gasolina en el tanque y evitamos circular en reserva.

El fallo en la bomba puede detectarse por paradas del motor, o mala respuesta del mismo.

Una forma de comprobar el buen funcionamiento de la bomba es accionar el interruptor de arranque, pero sin encender el motor. Si oímos un zumbido unos segundos, todo va bien. Es el sonido de que el combustible se está mezclando correctamente.

Un recambio de segunda mano o no original puede resultarnos más barato, aunque en estos casos es importante la confianza que nos dé el fabricante, las garantías ofrecidas y si la pieza ha sido revisada.

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña