Bicicletas eléctricas, un transporte cómodo y ecológico

Las bicicletas eléctricas, también llamadas de pedaleo asistido, se han convertido en las grandes abanderadas del transporte sostenible. Una alternativa ecológica a los transportes de combustión que se ha popularizado en las ciudades. La bicicleta eléctrica no evita que pedalees, su motor eléctrico es un complemento que da asistencia al pedaleo y permite conseguir velocidad sin esfuerzo. Estas bicicletas pueden alcanzar hasta los 25 km/h y son adecuadas para un entorno urbano, sobre todo si haces recorridos largos o tienes que salvar grandes desniveles. La bicicleta eléctrica te permitirá llegar a tu destino en menos tiempo y con menor esfuerzo físico y es un vehículo de fácil uso, bajo coste de mantenimiento y respetuoso con el medio ambiente.

¿Cómo funciona una bicicleta eléctrica?

La bicicleta eléctrica necesita un pedaleo activo para funcionar. No tienen acelerador y es el giro del pedal el que marca la velocidad. El sistema de Pedaleo Asistido o Pedelec consiste en un sensor que detecta la velocidad que imprimes y un controlador que transmite esta información al motor para que alcance una velocidad concreta. Cuando el pedaleo termina, la bicicleta se detiene. La batería del motor suele ser de litio y se recargan en la red eléctrica, aunque algunos modelos utilizan un panel solar. El motor eléctrico está integrado en la propia rueda, la mayoría de las veces en la trasera, aunque podemos encontrar algunos modelos que lo llevan en la delantera. El sensor está en el pedalier. En el manillar se sitúa el controlador donde vemos la carga de la batería y podemos regular la intensidad de la asistencia eléctrica.

¿Qué tipos de bicicleta eléctrica existen?

  • La bicicleta eléctrica de serie: son las que traen el motor integrado de fábrica.
  • Bicicleta tradicional con kit instalado: son bicicletas a las que se les ha adaptado un motor para convertirlas en bicicletas eléctricas.
  • Bicicletas plegables: son más pequeñas y ligeras que las bicicletas tradicionales, muy útiles si combinas la bicicleta con el transporte público o tienes poco sitio en casa para guardarla.

¿Qué tipos de motor tienen las bicicletas eléctricas?

  • Motor situado en las ruedas: es el que más se utiliza. Su montaje es sencillo y es fácil acceder al mismo para reparaciones mecánicas. Se puede situar tanto en la rueda delantera como en la trasera.
  • Motor situado en el eje del pedalier: Este modelo proporciona una ayuda inmediata al pedaleo, es cómodo y sencillo, pero su ubicación y complejidad hacen que las reparaciones sean más difíciles y costosas.