Decoración y funcionalidad en un solo mueble
¿Has pensado alguna vez lo práctico y decorativo que puede resultar un banco situado a los pies de tu cama? Por un lado, es un mueble para el hogar de lo más cómodo a la hora de calzarnos o descalzarnos al levantarnos y acostarnos cada día, y por otro, sirve para rellenar ese excesivo espacio que a veces queda a los pies de la cama y que puede producir cierta sensación de vacío en nuestro dormitorio. Además, si elegimos un modelo con capacidad de almacenaje, nos vendrá de perlas para guardar y tener a mano esas mantas o cojines que, por muy bien organizado que lo tengamos, ya no nos caben en el armario.

Un nuevo punto clave en tu dormitorio
Desde los robustos y cálidos modelos de madera maciza hasta los más económicos y sufridos de piel sintética, tienes a tu disposición una amplísima gama de bancos para el dormitorio para que elijas el que mejor encaje con tus gustos y necesidades. Obviamente, lo primero que deberemos valorar es el espacio del cual dispongamos, pues de él va a depender que podamos poner a los pies de la cama una enorme chaise longe o que nos tengamos que conformar con un pequeño taburete en una esquina o una descalzadora que sustituya a una de las mesillas junto al cabecero. En cualquier caso, no dejes que eso te desanime y piensa que, muchas veces, menos es más: lo importante es que el mueble elegido te guste y quede bien en tu dormitorio.
La función que le vayamos a dar también nos ayudará a elegir un banco u otro, pues no es lo mismo una descalzadora en la que simplemente nos quitemos o pongamos los zapatos que un mueble que también vayamos a utilizar para acostarnos a leer o relajarnos. Si, tal y como comentamos antes, vamos a utilizar nuestro banco como módulo de almacenaje, también deberemos pensar en la forma de abrirlo y cerrarlo, siendo ideal en ese sentido una tapa deslizante que no nos obligue a retirar lo que haya encima cuando queramos coger algo de su interior.
Por último, pero no menos importante, está el diseño. Como en cualquier otro mueble para el hogar, es fundamental que nuestro banco encaje con el estilo de nuestro dormitorio. Así, un banco de forja quedará fenomenal en una habitación de estilo rústico, mientras que uno tapizado en piel lo hará en una de aire más moderno. Por supuesto, siempre tienes la opción de hacer algo más rompedor e introducir un contraste que le dé dinamismo y un aire nuevo a la estancia: es tu espacio y tú tienes la última palabra.