¿Tienes uno que vender?

Haz que lo vean millones de compradores.
Artículos de ayuda auditiva y audífonos

Artículos de ayuda auditiva y audífonos

Para las personas con alguna dificultad auditiva, los artículos de ayuda auditiva y audífonos son un elemento muy importante en su día a día.

El audífono es, evidentemente, la estrella entre los artículos de ayuda auditiva. Un buen audífono es una virtuosa combinación de tecnología y ergonomía que nos hace la vida más fácil. Los audífonos Siemens y los audífonos Phonak son los más populares y buscados, aunque existen muchos otros modelos de audífonos asequibles entre los que elegir.

Hay varios tipos de audífono según su tamaño y ubicación: intraauriculares (caben en el oído externo), retroauriculares (van detrás de la oreja), intracanales (se colocan en el canal auditivo) y de bolsillo.

¿Cómo funciona un audífono?

Un audífono es un transductor electroacústico; este complicado nombre se aplica a los aparatos capaces de transformar electricidad en sonido o al revés.

El audífono lo es por partida doble: por una parte, recibe el sonido con un micrófono y transforma las ondas sonoras en energía eléctrica (variaciones de voltaje); por otra parte, esos impulsos eléctricos pasan por un amplificador y un altavoz se encarga de volver a convertirlos en ondas sonoras, que son las que recibe nuestro oído.

¿Qué características tiene un audífono?

Cada modelo tiene sus propias características, naturalmente. Aquí te mostramos los parámetros en los que se mueven la gran mayoría de audífonos nuevos del mercado.

  • Capacidad de amplificación: 30-50 decibelios.
  • Rango de frecuencia: 100-4000 hercios.
  • Salida de sonido máxima: 125-130 decibelios.
  • Ruido de entrada: menos de 28-32 decibelios.
  • Peso: 20 gramos.
  • Distorsión armónica total: 5-10 %.

¿Qué artículos de ayuda auditiva puedo necesitar?

Los adaptadores, también llamados «tapones» y a veces «cúpulas» (del inglés «dome») por su forma, sirven para hacer encajar perfectamente el audífono en nuestro oído, evitando molestias y perfeccionando la audición. Existen numerosos tamaños (de 4 a 12 milímetros) y formas para que la adaptación sea lo más perfecta posible. Suelen ser de silicona.

La cera es uno de los principales enemigos de nuestro audífono, pues puede penetrar y dañar la electrónica del sonotone. Para reducir sus efectos (sobre todo en altas frecuencias) se comercializan los llamados filtros anticerumen. También existen herramientas (varillas, cepillos, aerosoles, humidificadores, pastillas) específicas para limpiar los filtros si no están saturados de cera.

Si optas por un audífono recargable, el cargador es imprescindible. Si no, necesitarás pilas de botón libres de mercurio (suelen denominarse «hearing aid» en inglés) de un voltaje aproximado de 1,45 V.