Ten un cutis perfecto usando aparatos de limpieza facial

La higiene y el cuidado personal se han convertido en algo imprescindible en la sociedad en la que vivimos. El culto al cuerpo es algo ya normal, y el control del peso (a través desde analizadores de grasa corporal y básculas) es algo que hacemos casi todos a diario.
Pero en el campo de la estética, entre el género masculino los productos que más triunfan son los barberos y cortapelos (y es que tener el pelo  y la barba cuidados está más de moda que nunca). Por otra parte, entre el público femenino, los aparatos que más triunfan en estos momentos son los de manicura y pedicura, las planchas de pelo y otros artículos para hacer limpieza facial. Este último tipo de artículos los puedes encontrar por precios entre 8 y 165€ y te permiten tener un cutis perfecto.


¿Qué beneficios aportan los cepillos de limpieza facial?

Si estás pensando en adquirir un aparato de limpieza facial para tener el cutis con el que siempre has soñado, debes saber que sus principales ventajas son que favorecen la absorción de las cremas y que, además, reducen el tamaño de las arrugas y los poros.
Su funcionamiento es bastante sencillo, y lo que hacen es arrastrar las células muertas que ya se encuentran desprendidas de la superficie de la piel.
En cuanto a su uso, los expertos recomiendan un minuto, una vez al día, respetando los siguientes tiempos: 10 segundos en la nariz, 10 segundos en cada mejilla, 10 segundos en el mentón y 20 segundos en la frente. Los modelos más novedosos incluso incluyen un temporizador que te avisan cuando tienes que cambiar de zona.


¿Cómo utilizar un cepillo de limpieza facial?

Aunque ya hemos explicado el tiempo que tienes que usar el cepillo limpiador facial, tenemos que dejar bien claro que su uso es bastante sencillo.Tienes que tener la cara húmeda y aplicar un poco de espuma o gel limpiadora. Luego, tan solo tendrás que pasar el cepillo realizando movimientos en círculo por el rostro y el cuello. Además, algunos modelos poseen cabezales intercambiables que se adaptarán a las necesidades específicas de tu piel.


¿Qué no hacer con un aparato de limpieza facial?

Una vez tengas un cepillo para limpiar tu cara, debes saber que hay una serie de cosas que no has de hacer, entre lo que destaca lo siguiente:

  • Nunca utilizarlos con exfoliantes.
  • No presionar para obtener mejores resultados.
  • El cepillo debe ser único e intransferible.