Andadores y correpasillos: bebé a bordo
Han pasado ya unos meses desde la primera vez que vino a casa. ¡Cuánto hemos cambiado desde entonces! Ya hemos dejado de consultar compulsivamente los libros de bebé y premamá, los familiares y amigos nos han proporcionado ropa, calzado y complementos para bebés para siete familias, por lo menos, y ahora, una vez adaptados a la nueva situación, nos encontramos con un nuevo reto: nuestra criatura ha crecido, ya se mueve de forma autónoma y la cuna o el capazo se le quedan pequeños porque con irrefrenable ansia exploradora empieza a arrastrarse por todos los rincones del hogar. Es el momento en el que comenzamos a pensar en andadores y correpasillos para bebés.

Cada uno en su momento
El andador es una especie de estructura sobre ruedas que le permite a nuestro bebé “caminar” por toda la casa cuando aún no posee la fuerza suficiente en las piernecitas como para mantenerse sobre ellas. Están indicados, de manera puntual, para criaturas de entre 6 y 15 meses de edad y siempre como complemento al desarrollo de su movilidad. La razón es sencilla: el andador es un protector excelente frente a caídas y golpes, pero, por mucho que nos cueste aceptarlo, éstos son necesarios para que el bebé perfeccione el sentido del equilibrio y la percepción espacial. Eso sí, no olvidemos minimizar los posibles daños mediante las correctas medidas de seguridad del bebé.
El correpasillos es un juguete con asiento, agarre y ruedas, como una pequeña moto o cochecito, con el que los bebés un poco mayorcitos pueden desplazarse a toda velocidad por el hogar o incluso por el exterior. Se recomienda cuando la personita ya se mantiene en pie, dado que necesitará de más fuerza y firmeza en las piernas para desplazarse.

Seguridad, ante todo
A la hora de adquirir cualquiera de estos juguetes, recuerda que estás tratando con la seguridad de tu hijo o hija, por lo que comprueba siempre el estado del artefacto, asegúrate de que esté homologado y consulta cualquier duda que tengas con su especialista o pediatra. De la misma manera en que al adquirir los carritos y artículos de paseo para bebés comprobaste absolutamente todas sus características para descartar cualquier fallo, deberás revisar bien el nuevo andador o correpasillos, sobre todo si los compras de segunda mano (que los hay, y desde menos de 10€), aunque también si optas por un sofisticado modelo de más de 200€.
Los juguetes o juegos para bebés serán una ayuda impagable a la hora de guiarlo en su desarrollo. Eso sí, recuerda que tú eres la persona que mejor guiará a tu criatura en este maravilloso viaje. ¡Suerte!