El amplificador de radio el amigo del radioaficionado


Los amplificadores de radio para radioaficionados permiten aumentar el nivel de recepción de la frecuencia seleccionada, aunque hay radios que no necesitan un amplificador su uso tiene varias ventajas para el usuario: aumenta la intensidad de señal captada por el receptor de radio, reduce el ruido mejorando la recepción, se puede seleccionar con mayor facilidad lo que se desea escuchar y reduce las interferencias.


Cómo saber que amplificador de radiofrecuencia adquirir

En el mercado de amplificadores de radiofrecuencia existen muchas opciones con precios muy dispares (entre 50 y 32000€), y por ello es importante saber cual es el que te hace falta y no quedarse corto o comprar uno demasiado caro al que no se le vaya a sacar su máximo rendimiento. De entre las múltiples características de un amplificador, dos tienen gran importancia: la banda de frecuencia y la potencia nominal.


Según el espectro electromagnético que se quiera alcanzar se optará por la banda de frecuencia HF, la UHF o la VHF. La HF de altas frecuencias ocupa el rango de 3MHz a 30MHz, la UHF de frecuencias ultra altas va desde 300MHz a 3MHz, y las VHF de 30MHz a 300MHz. En consecuencia, si se desea una gran capacidad, se optará por la banda que más posibilidades da al radioaficionado, que es la HF. El coste de cada una de ellas va en concordancia con el aumento de frecuencia, siendo las más caras las HF (entre 100 y 800€), las otras dos tienen un coste similar en el mercado (entre 40 y un máximo de 150€).


La potencia que tenga el amplificador que se compre afectará a la calidad de la audición, y por esta razón es conveniente  invertir en un amplificador de al menos  60W (entre 110 y 270€), aunque los mejores tienen la potencia nominal de 15W (800€).
El radioaficionado deberá prestar especial atención al resto de componentes, tales como el receptor, emisor, transmisor, y demás piezas que se utilizan para este fin. Las opciones de segunda mano o los aparatos reacondicionados, en este caso son tan buena compra como los nuevos, y siempre se encontrarán a un precio inferior, sobre todo en el caso de los amplificadores. 


En consecuencia, con tu equipo de radioaficionado y mucha paciencia te podrás comunicar con amigos de medio mundo aunque se caigan los demás sistemas de comunicación actuales como la telefonía o internet.