La música en casa

Contar con un buen equipo de audio ya no es un lujo al alcance de muy pocos. Hoy en día, en casi cualquier hogar encontramos por lo menos uno de estos equipos de home audio y HiFi. Casi todos ellos cuentan con sintonizadores de radio, reproductores y grabadores de CD o bien reproductores y grabadores de MD, algunos incluso cuentan con tocadiscos o reproductores de cassettes.
A la hora de elegir un buen equipo de música, generalmente se tiene en cuenta la calidad de los amplificadores y preamplificadores, algo lógico, ya que de ellos depende la intensidad de la señal de audio. Sobre todo en el caso de contar con tocadiscos, cuya señal es diferente a la de los CDs, deberás contar en la mayoría de los casos con un preamplificador adecuado.


Altavoces y subwoofers

Otro de los componentes que pueden marcar la diferencia en tu cadena son los altavoces y subwoofers estéreo RCA. Estas últimas siglas hacen referencia al tipo de cable que los conecta al amplificador, transmitiendo la señal analógica (por contraposición a la digital que se serviría de un cable USB, por poner un ejemplo) y transformándola finalmente en sonido.
Por su parte, los subwoofers son altavoces de graves, imprescindibles para obtener el mayor rango posible de sonidos de nuestro equipo de música o home cinema, ya que son capaces de reproducir con facilidad frecuencias que en los demás altavoces se traducen a menudo en vibraciones y ruidos indeseados.


Si estás buscando un buen set de altavoces y subwoofers estéreo, has de saber que puedes encontrar buenas ofertas de equipos de segunda mano por poco más de 35€. Claro que, si quieres y puedes invertir un poco más en el sonido de tu estéreo, puedes encontrar altavoces y subwoofers nuevos, y de buena calidad, entre 100 y 300€. 


Lo que necesitas


No nos cansaremos de repetirlo: antes de lanzarte a comprar un equipo de música, piensa bien en lo que realmente necesitas. No es lo mismo sonorizar un enorme salón donde planeas organizar fiestas multitudinarias que comprar un equipo con el que escuchar música en tu pequeño estudio mientras trabajas y sin que el resto de la familia se entere. Además, es conveniente que cuentes con la ayuda de alguien experto en la materia que te pueda asesorar sobre los últimos modelos del mercado y su adecuación a tus circunstancias. Después, sólo te queda disfrutar.