La escalera: el rincón olvidado
Hay rincones de nuestro hogar que, por alguna razón, resultan siempre los últimos en los que pensamos a la hora de planificar la decoración. Uno de ellos son las escaleras. Zona de tránsito, generalmente no muy bien iluminada, la escalera es la gran olvidada. Y, sin embargo, ¡qué diferencia aportan un par de detalles para animarla y hacerla más segura! Uno de ellos podría ser una alfombra para escaleras, ¿lo has pensado alguna vez?
La alfombra aporta siempre color y calidez allá donde se coloca. En la escalera, además, supone un extra de distinción y originalidad, además de servir como protección contra ruidos (no olvidemos a esos niños que suben y bajan corriendo o brincando a toda hora) y para evitar peligrosas caídas o resbalones en una zona especialmente delicada.

Múltiples opciones
Desde alfombras individuales para cada escalón, o incluso baldosas de moqueta, a las largas alfombras a medida que recorren suntuosamente todo el espacio, existen múltiples posibilidades para hacer de ese rincón de tu hogar algo tan especial y seguro como deseas para el resto.
Así, las alfombras individuales podrían costarte poco menos de 2€ la unidad en las versiones más sencillas, mientras que si subimos el presupuesto podrías alfombrar tu escalera por cerca de 10€ la unidad o, yéndonos ya a alfombras exclusivas de alta calidad, puedes encontrar bellezas persas por más de 40000€. A todo lo anterior deberás añadir lo necesario para su instalación: un relleno, mejor si es de calidad, las tiras de agarre con los remaches y, si así lo deseas, los ribetes de remate. Todo depende, como ves, del espacio, el diseño que desees y, naturalmente, el presupuesto.
Una vez instalada, recuerda que, para asegurarnos de que alcance su vida útil máxima, es conveniente tratarla con cuidado. Pásale la aspiradora con regularidad, limpia las manchas con productos adecuados al tejido seleccionado o consulta en tu tintorería de confianza. Se calcula que una alfombra bien tratada puede llegar a durar hasta quince años en buenas condiciones.

Tu hogar, tus reglas
Lo que tienes que tener en cuenta, en todo caso, es tu propia satisfacción. Recuerda siempre que no hay reglas escritas acerca de lo que te va a hacer sentir bien en tu entorno. En la decoración de tu hogar lo principal es aunar imaginación y practicidad. Cada pequeño espacio puede representar un reto y un aliciente para llegar a convertir tu casa en ese sitio perfecto al que regresar tras un día agotador.
 

Dinos qué te parece - se abre una nueva ventana o pestaña