Adiós a las malas hierbas

Aliada perfecta para acabar con la hierba alta, los pequeños arbustos y las zarzas, una desbrozadora es sin duda la herramienta eléctrica de jardín que necesitas para mantener el tuyo impoluto de manera ágil y eficaz. Escoger la que mejor se ajuste a tus necesidades dependerá de la superficie a deforestar, del tipo de vegetación que vamos a cortar y de la edad del arbolado, pero también nos ayudará notablemente en nuestra elección conocer los accesorios de los que disponen los diferentes modelos y la utilidad que tiene cada uno de ellos.


Una herramienta para cada trabajo

El primer accesorio para desbrozadoras eléctricas de jardín en el que nos fijaremos será el hilo de nylon, diseñado específicamente para el corte de hierba alta. Su principal ventaja frente a los discos de corte es que al mismo tiempo que corta, también tritura, permitiéndonos ahorrar tiempo al realizar dos trabajos simultáneamente. En función del tipo de hierba que vayamos a cortar, elegiremos un hilo redondo (adecuado para cortes de hierba sencillos), uno cuadrado (ideal para la vegetación de mayor altura) o uno de estrella (perfecto para vegetación muy alta y muy enredada), teniendo en cuenta que no todos los cabezales admiten cualquier tipo de hilo. En cuanto al diámetro de éste, podremos utilizar hilos de 1,4-1,6mm para trabajos de cortabordes, de 2-2,7mm para el corte de hierba normal y de 3-4mm para la hierba más rebelde.


Si nuestro objetivo no es la hierba, sino las zarzas y matorrales de nuestro jardín, lo que deberemos utilizar en vez de hilo de nylon será una hoja o disco de corte. Los más habituales son los discos de tres o cuatro dientes, que están diseñados específicamente para este tipo de vegetación y además cuentan con la ventaja de tener una larga vida útil, ya que podremos afilarlos tantas veces como sea necesario. Si lo que necesitamos cortar son pequeños arbustos, cañas o hierba seca y rebelde, deberemos utilizar un disco de ocho dientes, mientras que los de 80 serán la mejor opción para los arbustos más grandes o el corte de troncos delgados. Otro tipo de disco muy específico es el zarcero, diseñado para el corte de zarzas con desbrozadoras de mano de gran cilindrada.

Otro accesorio fundamental es el manillar de nuestra desbrozadora, que puede ser simple (ligero y perfecto para trabajos sencillos y rápidos) o doble (cómodo, robusto e ideal para trabajar muchas horas haciendo cortes duros). Para finalizar, no deberemos dejar de fijarnos en el arnés, que nos ayudará a trabajar de forma más cómoda y segura y que puede ser de bandolera, doble o profesional doble.