¿Cómo elegir tu piscina perfecta?

Existen muchos tipos de piscinas: enterradas, de superficie, desmontables, hinchables e, incluso con hidromasaje. Si estás pensando en comprar una piscina, antes tendrás que hacerte algunas preguntas para comprar la que mejor se adapte a lo que estás buscando y la disfrutes al máximo.

¿Cuánto y cuál será el espacio de la piscina?

Si te has decidido a comprar una piscina, seguramente ya tengas claro dónde la vas a poner y de cuánto espacio dispones. Este es un aspecto fundamental que debes considerar antes de decantarte por algún tipo de piscina. ¿Estará en un pequeño patio o terraza? ¿En un gran jardín? ¿Quieres una piscina cubierta?

Por ejemplo, para una piscina enterrada es necesario contar con un espacio, como mínimo, de 4 x 8 metros cuadrados. Además, tendrás que tener en cuenta el espacio necesario para caminar alrededor de la piscina.

Si no cuentas con muchos metros, una buena opción son las piscinas de superficie o elevadas. Pueden ser fijas o desmontables y tienen la ventaja de ser más económicas y fáciles de instalar. En cualquier caso, para elegir dónde situar la piscina, será importante valorar también aspectos como las horas de exposición al sol o qué elementos pueden interferir en la adecuada temperatura o limpieza del agua.

¿Cuál es tu presupuesto?

Uno de los aspectos clave es siempre cuánto dinero disponemos. Una piscina enterrada siempre será más cara porque su instalación es más compleja y, además, suelen generar más gastos a largo plazo por el consumo de agua, electricidad, productos de limpieza y mantenimiento.

Las piscinas de superficie, en cambio, ya sean desmontables o fijas, suelen ser más económicas. Además de ser más pequeñas, su instalación es más sencilla y requieren una inversión menor a corto y largo plazo.

¿Qué aspectos hay que tener en cuenta para la instalaci

Como decíamos, la instalación de las piscinas enterradas es más compleja y necesitarás ciertos permisos y licencias de obra. Además, tienes que tener en cuenta el tipo de suelo y otros elementos que pueden interferir en la instalación de la misma. Por ejemplo, una piscina cubierta será mucho más económica en una planta baja que en una planta alta, ya que conlleva más riesgos y su instalación será mucho más complicada. Una piscina de superficie, ya sea fija o desmontable, siempre tendrá una instalación más sencilla. Lo más importante es tener en cuenta que el suelo sea llano: evita superficies rugosas, con piedras o raíces. Si vas instalar una piscina desmontable o hinchable, solo tendrás que aplicar una fina capa de arena para igualar el terreno. En cambio, si optas por una piscina fija de madera o fibra, será necesario un suelo de cemento .

¿De qué material elegir la piscina?

Por lo general, las piscinas enterradas suelen tener una estructura en cemento armado o fibra de vidrio y, en algunos casos, una combinación de ambos. En cambio, las piscinas de superficie suelen ser de fibra y acero, con cubiertas de PVC o madera. .

También están las desmontables, cuya principal ventaja es que, tal y como su nombre indica, son muy fáciles de montar y ofrecen modelos con tubos hinchables que elevan y estabilizan la piscina al llenarla de agua. Además, es importante saber y conocer los materiales del revestimiento externo y los bordes de la piscina y no pensar solo la estética, sino también la utilidad de los mismos. Por ejemplo, una superficie antideslizante será muy importante para evitar resbalones.

¿Qué forma te gustaría que tuviera?

Las piscinas enterradas ofrecen mucha más variedad en cuanto a la forma: rectas, ovaladas, con líneas curvas… Sin embargo, las desmontables suelen ser de forma geométrica. Además de la parte estética, tienes que pensar en aspectos prácticos.

Por ejemplo, ya se trate de una piscina enterrada como una de superficie, las líneas rectas facilitan la limpieza (sobre todo al utilizar un robot limpiador) y el mantenimiento. Además, encontrar una cubierta que se adapte a su forma será mucho más sencillo.

¿Ya has tomado una decisión? Ahora, aprende a cuidarla y sacarle el máximo partido con los productos de manutención y limpieza adecuados. Además, puedes empezar a pensar en cómo crear un espacio de relax y diversión perfecto para disfrutar tanto fuera como dentro de la piscina. ¿Por qué no pensar en unos muebles de jardín, una agradable iluminación, o incluso una barbacoa, para crear el ambiente perfecto?

Palabras clave