5 ideas facilísimas para hacer tus regalos a mano

¿Te gustaría crear con tus manos regalos para tu familia o amigos? Si no quieres gastar mucho dinero y, además, quieres hacer un regalo más personalizado, estas 5 ideas súper sencillas te ayudarán a crear el regalo más original. ¡Ideales para el amigo invisible!

1. Un detalle para enmarcar

Esta es una idea súper fácil y original: haz tu pequeña obra de arte y enmárcala. Coge un marco de fotos, una cartulina o cartón del mismo tamaño que el marco y unas letras, como las fichas del juego Scrabble o, simplemente, recórtalas. Pega las letras en la cartulina y forma una frase para enmarcar. ¿Qué frase componer? Piensa un bonito recuerdo, una broma privada o, si estás en blanco, una dedicatoria navideña.

2. Alegría en los pies

¿Te parece simple regalar un par de zapatillas? No lo será si las personalizas pensando en quién recibirá el regalo. Compra unas zapatillas muy sencillas de tela, de un solo color (mejor blanco), para dejarte llevar por tu creatividad con más libertad: parches, botones, bordados... ¿No sabes coser? Utiliza parches para pegar con la plancha. ¡Simple y original!

3. Una taza de buen humor

Coge una taza blanca simple, un pincel, pintura para cerámica y personalízala a tu gusto. Escribe un mensaje navideño, un mensaje positivo para empezar el día o una frase graciosa. Inspírate en tazas de marcas como Mr Wonderful, per dándole tu toque personal. Seguro que el desayuno sabrá mucho mejor en esta taza única.

4. El mundo en una maleta

Seguro que los más pequeños apreciarán mucho este regalo. Coge una maleta vieja pequeñita o, si lo prefieres, una caja de cartón. Fórrala con fieltro para recrear el desierto, la montaña, el paisaje de una película... Será el escenario perfecto para inventar historias únicas con muñecos y adornos.

5. Tarros de dulzura

¡Que levante la mano a quien no le gusten los dulces! Todos, grandes y pequeños, nos dejamos llevar por los turrones y los dulces típicos de Navidad. ¿Por qué no aprovechas para prepararlos tú mismo? Abre un buen libro de cocina y ponte manos a la obra. Puedes optar por pequeñas galletas, bombones, chocolates, mazapanes… Después, solo tendrás que poner los dulces en un tarro de cristal, adornarlo con un lazo y una bonita tarjeta de felicitación.

Palabras clave